Si bien el Senado ha estado en casa disfrutando del tiempo con sus familias durante el receso de Pascua de 18 días, el movimiento por los derechos de los inmigrantes ha estado trabajando arduamente para mantenerlos ocupados haciendo llamadas y entregando peticiones a figuras clave.

 

El Senado nos ha estado diciendo que estamos «cerca» de un proyecto de ley de reforma migratoria. Cuando se cumplió con la fecha límite del 21 de marzo, el grupo de 8 respondió con «casi», «casi» o «cerca del 90%». No estamos satisfechos con “casi”: ahora es el momento de una legislación de sentido común real.

Los miembros del Senado han dejado la reforma migratoria sin terminar y han huido de Beltway para un receso de Pascua de 18 días en sus estados de origen. Ninguna cantidad de recreo puede evitar el hecho de que cada día de inacción resulta en la separación de 1,100 familias estadounidenses. Casi 20,000 familias más estarán separadas cuando el Senado se vuelva a reunir en DC para volver al negocio que dejaron atrás.

La necesidad de una reforma migratoria no tiene un receso y se ha retrasado desde hace mucho tiempo. Las personas están tomando medidas en todo el país, llamando a las oficinas locales y entregando peticiones a sus senadores para representar a los millones de personas que quieren una política de inmigración sensata ahora.

 

Entrega TN

 

El senador Lamar Alexander recibió firmas de peticiones en apoyo de la reforma migratoria integral del Comité de Mujeres Migrantes de la Coalición de Derechos de los Refugiados e Inmigración de Tennessee.

 

Los miembros de la Coalición de Inmigrantes de Florida entregaron una petición en apoyo de un camino hacia la ciudadanía y la reforma migratoria al senador Marco Rubio.

Entrega de FL

 

Si bien los senadores pueden haber dejado el papeleo para un proyecto de ley de reforma migratoria en sus escritorios en DC, nuestros amigos de Reform Immigration for Texas Alliance lo apilaron con 170 páginas de firmas de peticiones de más de 11,000 tejanos.

Usted ha estado entregando peticiones, liderando marchas y haciendo el trabajo para exigir que se presente un proyecto de ley de reforma migratoria cuando el Senado esté nuevamente en sesión en abril. Así es como luce la democracia. Seguiremos llamando, marchando y uniéndonos hasta que se firme un proyecto de ley de reforma migratoria sensata porque nuestras familias y nuestras comunidades lo necesitan.

Continúe llamando a sus senadores al 888-891-3271 y dígales que ha llegado el momento de la reforma migratoria. Háganos saber cómo fueron sus llamadas en Twitter o Facebook.